jueves, 8 de marzo de 2012

¿QUÉ HA SUPUESTO EL SACERDOTE EN TU VIDA? ¿QUÉ LE PEDIRÍAS A ÉL Y A LOS FUTUROS SACERDOTES?

Ha supuesto un antes y un después. Me han ayudado a caminar en mi vida, a orientarla y a forjar lo que es hoy mi personalidad. Pero sobre todo, ellos han sido los que me han presentado y acercado a Jesús. Gracias a ellos, he podido crecer en la fe y descubrir que se puede estar en pleno siglo XXI y creer en Jesucristo. Además su ejemplo de entrega y dedicación me estimula a hacer lo mismo.

De los sacerdotes espero que prediquen con el ejemplo y, aunque puedan cometer errores, como humanos que son, sean, en la medida de lo posible, la mejor imagen de Cristo.

Así mismo, le pediría a un futuro sacerdote, que se entregue a su comunidad, sea cual sea, y que nos ayude a los creyentes a ser activos y responsables con nuestra parroquia, así como que nos inculque la "ilusión y emoción" por evangelizar a los demás y ser evangelizados. 

TANIA GARCÍA. 24 años. Tenerife Sur.

Para mí ha supuesto un milagro en mi vida, una luz en la oscuridad. Nunca sabría como agradecerle todo lo que ha hecho por mí. Le diría: “Sigue así, que lo estás haciendo fantásticamente y si puedes hacer más, no te cortes”. Y a un futuro sacerdote: “da lo mejor de ti y nunca te rindas”.

Alguien que está pensando ser sacerdote. 19 años.
Está muy claro que no todos somos iguales y por supuesto no todos los sacerdotes son iguales. En mi vida he conocido muchos sacerdotes y de cada uno podría recoger cosas positivas y en menor proporción negativas. En mi vida han supuesto un antes y un después. Tener a un sacerdote como acompañante espiritual ha sido fundamental en mi vida, me ha ayudado a tomar decisiones, a crecer como persona, no solo en la parte espiritual sino también en la personal.

Les pediría que se formen , que se reciclen, que crean en las nuevas forma de Evangelizar, y que se enamoren cada vez más del Evangelio, que lo hagan vivo en cada Eucaristía y que, por favor, cometan los menos errores posibles. Nuestra Iglesia está ya muy castigada.

ELENA MARRERO. Profesora de Química

Como norma general han sido un instrumento de encuentro con el Señor. Aquel que dice las palabras justas y necesarias que te diría Jesús ante las complicaciones de la vida.
Les pediría que fueran participativos con los jóvenes acercándoles a la Iglesia y que no fueran personas inalcanzables. Que nos motivaran y acompañaran en la construcción de la solidaridad y no solo en la aportación económica. Que como Jesús este con el pueblo pecador sin escandalizarse.

SARA. Empresaria.

En algunos casos más que un simple sacerdote. Pues sobre todo el sacerdote que estaba en mi parroquia cuando era pequeño y que me enseñó de que iba esto, llegó a ser parte de la familia.  No solo se dedican a celebrar misa sino que su función va mas allá, y esto es en parte vocación, la misma vocación que hace que no sea un oficio más o simplemente una misa y ya está.
Que no se dejen descentrar por aquellos que quieren hacer daño. Hoy en día los sacerdotes son atacados por la opinión pública. Por ello, les pediría que sean fuertes y que se centren en su labor. No me gusta nada cuando sale un cura por la tele, hablando de política o tratando temas políticos. Creo que eso da lugar a más críticas no solo al que habla sino al resto del colectivo que no tiene culpa y que además no es su labor. En resumen, que se centren, que no es fácil con la que está cayendo.

CARLOS HERNANDEZ. Estudiante universitario.

Me ha ayudado a crecer y madurar en la fe. Conocerme a mí misma y mejorar como persona. El sacerdote en mi vida también es un amigo al que le puedo contar cualquier circunstancia, problema, con la seguridad de que me orientará y guiará desde la objetividad y el cariño
Les pediría una actitud y aptitud de apertura, renovación y de adaptación a los tiempos que estamos viviendo, sin perder la esencia de su ministerio.

CANDE GARCÍA. En paro.

Algunos han sido  buenos amigos, que me ayudaron a ver la Iglesia como algo muy cercano y mío. Les pediría que se sigan formando, para que estén cada vez más preparados y de esta forma  poder ayudar a esta sociedad que está tan falta de valores.

PAULA PADRÓN. Voluntaria de Cáritas.