viernes, 9 de marzo de 2012

¿Y SI ME LLAMASE A MI?

A ti, joven, que te planteas si esto de seguir a Jesús merece la pena. A ti que te debates entre la certeza y la incertidumbre. A ti, que en silencio has gritado muchas veces al cielo: ¿por qué yo? A ti simplemente te digo: “¡No tengas miedo!”
Cuando Dios se fija en alguien, no tiene lógica esa mirada salvo que la busquemos en su amor. Un amor que sufre porque ve como los inmensos campos de mies se pierde por falta de brazos.
Un Dios que quiere enviar en ti la respuesta a tantas preguntas de los hombres y las mujeres de este mundo. Un Dios que te pide permiso para entrar en tu vida y cambiarla para siempre. ¿Querrás responder?
No te invito a que te  juegues la vida a una carta, a que vivas para siempre como un frustrado. Te invito a la felicidad auténtica de saber el modo y la manera de vivir la vida y de entregarla. Te invito a que tengas el coraje de plantearte en serio no si Dios te quiere cura simplemente, sino que quiere Él de ti, cuál es el proyecto que ha soñado contigo.
No siempre será fácil responder. Tendrás que tratar de escucharlo en la oración, en las personas con las que te cruzas y en los acontecimientos que te gritan. Tendrás quizás que cambiar planes, emprender nuevas rutas, enfrentar dudas. ¿Quién dijo que fuera fácil? Busca, pregunta, reza, confía, discute con Dios, déjate acompañar, ponte en sus manos. No se trata de lo que tú haces sino de lo que Él hace y puede hacer en ti.
Y si te preguntara: “¿Me cambias tu vida por mi cielo?” No lo dudes. Dile Sí. Al final, en la vida, de cobardes no se ha escrito nada.

¿A DONDE DIRIGIRME SI ME SIENTO LLAMADO?

A tu párroco o sacerdote que conozcas.
Al Seminario: Camino Real de la Verdellada,1 . La Laguna. 922 252 540. Preguntando por los formadores.
Consultando en la web seminariodetenerife.org