jueves, 2 de agosto de 2012

6º Día: Mazo

En toda peregrinación hay un alto en el camino. Mazo ha sido un alto en el camino y en este día, la dinámica de los seminaristas se ha centrado en las actividades desarrolladas en la Villa y en la Parroquia de San Blas de Mazo. Un día de descanso centrado en otro tipo de actividades complementarias con el "camino".

La mañana estuvo centrada en el trabajo del material preparado para la revisión interna de la comunidad. Evaluar, examinar, concretar... Todo para que nuestro proceso de formación sea cada vez más acorde con la mente de la Iglesia para este momento concreto de nuestra historia. Sonaron voces que sugería realidades tan importantes como: espíritu de austeridad, profunda espiritualidad, buena preparación, alegría, espíritu apostólico, austeridad de vida...

La comunidad parroquial nos invitó a una paella. ¡Muy buena paella! Y con las energías renovadas, se inició las actividades de la tarde: el Encuentro de Monaguillos, la celebración de la Eucaristía y un especial momento de adoración al Santísimo en el día en el que la comunidad suele pedir al Señor por las vocaciones sacerdotales desde hace muchos años -los jueves sacerdotales-.

D. Félix M. Santana, que nos presidió la Eucaristía. En ella nos ofreció su testimonio de vida sacerdotal y nos animó a convertir "el bloque" con el que entramos en el Seminario en "una esfera" con el golpeo de una seria vida ordinaria.

Luego hubo tiempo para la visita cultural tanto al Museo del Corpus Christi -impresionante- y a Molino y centro etnográfico de Ramón y Vina. Contacto con los orígenes de la cultura aborigen de la Isla de La Palma. 

Y como colofón: una arepara en la Casa Parroquial. ¿Qué más se puede pedir? Preparado para afrontar mañana la última etapa.