jueves, 25 de octubre de 2012

“La Interpretación de la Biblia en la Iglesia”, Pontificia Comisión Bíblica

"Que Cristo Jesús, Verbo de Dios Encarnado, que abrió la inteligencia de sus discípulos a la comprensión de las Escritura (Lc 24, 45), os guíe en vuestras investigaciones. Que la Virgen María os sirva de modelo no sólo por su docilidad generosa a la palabra de Dios, sino también, y en primer lugar, por su modo de recibir todo lo que se le dijo. San Lucas nos refiere que María meditaba en su corazón las palabras divinas y los acontecimientos que se producían, "symballousa en tê kardia autês" (Lc 2, 19). Por su aceptación de la palabra, es modelo y madre de los discípulos (cf. Jn 19, 27). Así pues, que ella os enseñe a aceptar plenamente la palabra de Dios en la investigación intelectual y en toda vuestra vida.
Os imparto de todo corazón mi bendición apostólica, para que vuestro trabajo y vuestra acción contribuyan cada vez más a hacer resplandecer la luz de la Sagrada Escritura."
(Juan Pablo II)