sábado, 8 de diciembre de 2012

Como sus hijos, parece que también van a clase...

 
Parecería que ya no hay nada que aprender cuando hemos crecido. Pero qué va... Ser padres es un itinerario de aprendizaje permanente.Y eso es lo que queremos compartir.
 
Una reunión con el rector, un rato de descanso, una charla del director espiritual, un ratito de oración en la Capilla, una cena compartida, una película juntos y a descansar después de las Completas. La tarde-noche de un Seminario menor que se ha comvertido, en esta ocasión, en una verdadera familia.

Si los objetivos del Seminario son que los niños y adolescentes crezcan como personas y como cristianos para ayudar a discernir la vocación, ayudarnos a "seguir a Cristo" es la mejor manera de crecer como personas. Esta es la certeza que ha estado sonando y que ha estado sobrevolando el encuentro.