jueves, 22 de agosto de 2013

DESCANSE EN PAZ...

Acaba de fallecer D. Juan Antonio Rivero, el padre de nuestro profesor D. José Juan Rivero Pérez (Psicólogo). La fe en Cristo Jesús nos garantiza la Vida eterna. A Dios le encomendamos a nuestro hermano, pidiendo su eterno descanso.

El velatorio será en la Cripta de la iglesia de las Nieves, en Finca España. El entierro será mañana, viernes, a las 13'00 h. en aquella Parroquia de Las Nieves.

Los seminaristas y formadores del Seminario queremos manifestar a su familia nuestras condolencias, a la vez que compartir nuestra esperanza.

sábado, 17 de agosto de 2013

Jornada de encuentros por zonas de los seminaristas



Del Seminario Archidiocesano de La Habana, al Seminario Diocesano de Tenerife

El sacerdote Pablo Francisco Álvarez Bravo ha sido nombrado director espiritual del Seminario Mayor de nuestra Diócesis.

D. Pablo es natural de Santa Cruz de La Palma, donde nació en el año 1951. Ordenado presbítero en 1975. Ha desarrollado su servicio pastoral en las parroquias de Garafía y Breña Alta. Ha sido profesor de enseñanzas medias y del Seminario. Igualmente fue delegado diocesano para el clero y director espiritual del seminario, responsabilidad que vuelve a asumir tras permanecer doce años de servicio a la Iglesia en Cuba, concretamente en el seminario de S. Carlos y S. Ambrosio en la archidiòcesis de La Habana. 


 

viernes, 9 de agosto de 2013

El Rector del Seminario hace entrega a Dña. Nieves Portocarrero del premio de la Rifa Pro-Viaje de los seminaristas del Seminario Mayor a Roma el pasado mes de julio.


Dña. Nieves Portocarrero, vecina de la Orotava, fue la que adquirió la papeleta de colaboración con el premio obtenido entre quienes quisieron colaborar con la peregrinación de los Seminaristas del Seminario Mayor, junto a todos los del mundo, el pasado mes de julio, entre los días 3 y 8, con ocasión de la convocatoria del Papa a todos los seminarios del mundo con motivo del Año de la Fe.

Aprovechamos la ocasión para agradecer a cuantos han hecho posible dicha experiencia de fe y catolicidad, junto al sepulcro de San Pedro, de nuestros seminaristas.