sábado, 19 de marzo de 2016

312 PARROQUIAS DEDICAN ESTE FIN DE SEMANA LA COLECTA AL SEMINARIO


Hoy, en el periódico La Opinión:
Las 312 parroquias de la provincia tinerfeña dedicarán las colectas de todo este fin de semana para ayudar al sostenimiento del Seminario. Coincidiendo con la festividad de San José, la Diócesis Nivariense ha organizado el Día del Seminario con el lema Sacerdotes, enviados a reconciliar.
Por este motivo, y como se hace una vez al año, todas las misas celebradas en las islas de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro colaborarán al sostenimiento de la institución que forma a los nuevos sacerdotes tinerfeños.
"Como todos los años, en el mes de marzo, una de las colectas hechas en las comunidades parroquiales durante las celebraciones de la eucaristía se destina a apoyar las necesidades del Seminario. Son necesidades propias de una institución educativa: profesores, comida, luz, agua y todos los gastos corrientes de una casa, en este caso de una casa mucho más grande" explicó el director del Seminario, Juan Pedro Rivero.

El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, ha publicado también una carta por este motivo. Recordó además la importancia de la labor sacerdotal. "Desempeñan un papel primordial como guías de la comunidad y ministros de la reconciliación", destacó el prelado.
Pese a la escasez genérica de vocaciones en todo el Estado, en el Seminario lagunero se mantienen en cifras similares a las de los últimos años. "Este curso hay 19 seminaristas en el Seminario Mayor –los cursos de formación estrictamente sacerdotales– y 24 seminaristas en el seminario menor –secundaria y bachillerato–", detalló Rivero. "Nos mantenemos, aproximadamente, en los mismos números de la última década. En cierto sentido nos debemos sentir privilegiados en nuestra Diócesis", añadió. Según Rivero "no ha habido un descenso. Yo soy sacerdote hace 25 años y cuando entré en el seminario mayor éramos también 19".
Con todo, la intensa actividad pastoral obliga en ocasiones a recurrir a sacerdotes foráneos para cubrir la demanda de la Diócesis. El obispo lo reconoce en su carta. "Sin duda, en los días de la Semana Santa se percibe con mayor intensidad el papel de los sacerdotes para poder participar con fruto en la celebración de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Tal es así, que en muchos lugares tenemos que pedir el apoyo de sacerdotes de otras diócesis para poder atender debidamente a los fieles", explica el obispo en su carta al respecto. "Se suele pedir ayuda a sacerdotes jóvenes que están estudiando en España o en alguna universidad de Roma para que nos ayuden esos días", matizó Rivero al respecto.
Sobre la salud financiera de la institución lagunera, Rivero confía en el futuro. "El Seminario recibe colaboraciones puntuales de cristianos que pueden y quieren ayudar a la formación sacerdotal", explicó. De hecho, indicó, "sin la colaboración de muchas personas y de muchas maneras, el Seminario no se sostendría". Además, matizó, el "Seminario es obra de todos los fieles. El futuro está en manos de dios, pero yo tengo muchísima esperanza en relación al Seminario. Una Diócesis es como un cuerpo y el Seminario es su corazón. Todos cuidamos el corazón, la Diócesis", sentenció. El obispo, por su parte y con motivo de las celebraciones para el sustento del Seminario, insistió en la importancia de la labor sacerdotal. "Nuestra Diócesis necesita más sacerdotes para atender debidamente a nuestras parroquias, los hospitales, los centros de mayores, las cárceles, la educación cristiana de las nuevas generaciones... Sacerdotes que salgan por todas partes a sembrar la palabra de dios".