miércoles, 20 de abril de 2016

LA CONFERENCIA EPISCOPAL PUBLICA LAS "SANTA MARIA" DE D. DAMIÁN IGUACEN


Por iniciativa de la Conferencia Episcopal Española y con el título de "Sub tuum Praesidium" (Bajo tu Amparo), se acaba de publicar una nueva edición de los "Diálogos con Santa María, Madre de Dios", del obispo emérito de Tenerife, Damián Iguacén.

La publicación es un homenaje al obispo Iguacen Borau al cumplir cien años. La edición está considerablemente ampliada (prácticamente se duplica). Además del contenido del anterior libro, se le añaden los otros temas que han ido apareciendo desde entonces por separado. Contiene este volumen sesenta títulos marianos en sus 500 páginas.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, señala en su saluda al obispo Iguacen, “con gratitud y admiración, por su ministerio y por su vida".

Por su parte, la introducción de la publicación la realiza el obispo nivariense, Bernardo Álvarez. “El origen de estos diálogos que ahora recopilamos se remonta a una felicitación de la Navidad de 1987, un díptico tamaño folio con una imagen y un título sorprendentes: "Santa María del Buen Humor". Así empezó todo el contenido de este libro. Luego vinieron otros títulos: Santa María de las tres manos, de la Ultimidad, de la Puerta, de la Ilusión, de los Excluidos, de la Cuesta Arriba, de la Sensatez, etc. Ante un "nuevo título" aumentaba la expectación y el interés. Cada vez se publicaban más ejemplares (de Santa María de la Incondicionalidad fueron 100.000). Ya no era solo con motivo de la felicitación de Navidad. Por distintas razones fueron apareciendo nuevas "Santa María", hasta las 40 que, como "Diálogos con Santa María, Madre de Dios" se recopilaron y editaron en Tenerife en 1994”- Señala Álvarez.

El título del libro, "Sub tuum Praesidium" (Bajo tu Amparo), es el comienzo de la que se considera la oración más antigua conocida dirigida a la Virgen María: "Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh Virgen Gloriosa y Bendita!".

Aunque esta oración forma parte de la piedad de los fieles desde hace siglos, el descubrimiento en 1917 de un papiro del siglo III con esta oración en griego, aparte de precisar su antigüedad, puso de manifiesto dos cosas: que en torno al año 250 "se oraba a la Virgen María" directamente y no solo por su intercesión, y que el pueblo cristiano la invocaba como Madre de Dios, casi dos siglos antes del Concilio de Éfeso en el que se proclamó el dogma de la Maternidad Divina de María.

Álvarez concluye la introducción de esta publicación homenaje a D. Damián afirmando que “sobre todo, es un libro de lectura espiritual, un libro para meditar y orar, un libro-guía sobre el arte de ser cristiano, teniendo como modelo y apoyo a la Virgen María. Al estilo de los libros sapienciales de la Sagrada Escritura, es un "libro de sabiduría" para gustar la belleza, la armonía y la excelencia del mensaje cristiano.

Se trata de una obra de madurez teológica y espiritual; estamos ante el testimonio escrito de la experiencia de fe de un cristiano, sacerdote y obispo que, a lo largo de su centenaria vida, como todo buen apóstol, no puede dejar de hablar de lo que ha visto y oído, de lo que tocado y palpado acerca del Misterio de la Salvación revelado en Cristo”